Errores Fatales en el uso de la Publicidad

– Olvidarse de la frecuencia:No  me gusta

Es el error más grave, olvidarse de la frecuencia. Por frecuencia entenderemos la cantidad de veces en promedio que un mensaje llega a una persona. Por esta razón mientras más podamos subir la frecuencia, mucho mejor.

No es prudente olvidamos de la importancia de tratar de llegar varias veces al cliente por diferentes medios para aumentar la frecuencia y nuestro mensaje queda como una isla en el medio de la nada. Con suerte alguien lo va a ver, pero posiblemente pasado un tiempo y al olvidarse del mensaje, si no volvemos a aparecer, pasaremos a la historia en su mente

Simplemente planificar bien nuestra selección de medios, buscando la forma de llegar la mayor cantidad de veces, por la mayor cantidad de medios posibles a nuestros clientes. Caso contrario, nuestro mensaje podría  ser visto, pero al no recordarlo aumentamos sus chances de morir conforme pase el tiempo.

-) Mezquinar presupuesto: No me gusta

Quién no arriesga no gana y quien no invierte bien en publicidad, termina sin lograr el efecto deseado. Una campaña no es cara o barata, es rentable o no en base a la planificación y a asignarle el presupuesto correcto.

Los presupuestos publicitarios deben hacerse de manera Trimestral. Una buena forma de asignarlo, es en base a un porcentaje de los ingresos.

Muchas veces la planificación se realiza a la inversa. Se elige un presupuesto y se trata de utilizar ese presupuesto donde alcance, en lugar de primero seleccionar el mix de medios necesario y ver cómo optimizar el presupuesto o conseguir más

Primero debemos hacer una investigación de nuestro público para comprender los medios que consume. Luego de esto elaborar un plan de medios mostrando los medios que deberían utilizarse como así también los que no deberían emplearse. Finalmente presupuestar y ver si nuestro presupuesto se adapta o no. En caso de que no se adapte tenemos solo dos opciones: recortar medios o buscar más presupuesto.

-) Caer en el cliché de siempre:No me gusta

No existe peor publicidad que aquella que cae constantemente en el cliché y no innova en el mensaje. Tan simple como pensar en el cliché de la cerveza e imaginarse un grupo de hombres que al abrir una botella atraen magnéticamente mujeres.

El utilizar clichés típicos durante extensos periodos de tiempo hace que nuestra marca no sea innovadora. Por otra parte tampoco nos diferencia de la competencia que está haciendo lo mismo. El error radica entonces en utilizar un mensaje que ya se utilizó hasta el cansancio.

Arriesgarse, innovar, testear nuevos mensajes, apelar a nuevos estilos de comunicación. Las personas quieren que la publicidad capte su atención y no que les digan lo mismo de hace 20 años atrás. Lo mejor en este sentido es hacer un buen Brainstorming (lluvia de ideas) junto a la agencia y elaborar un nuevo estilo publicitario que innove y cambie totalmente el uso constante del cliché

-) Colocar publicidades antiguas:No me gusta

Esto va de la mano a la falta de presupuesto y consiste en emplear la misma publicidad de los últimos años una y otra vez hasta el cansancio. Se ve muchas veces en televisión publicidades que han sido tan utilizadas que el audio y la calidad visual del spot, está en las peores condiciones.

Existe una gran diferencia entre informar y llamar la atención del cliente. Algo llamativo tiende a ser algo nuevo e innovador. Refritar una publicidad no tiene nada de eso, al contrario ya ni siquiera sirve ni para informar, ni para llamar la atención.

Nuevamente, innovar y hacer cosas nuevas. Si nuestro cliente está perdiendo interés en nuestro producto, no por refritar las publicidades vamos a atraerlo nuevamente. Piensen en la relación marca-cliente como en una relación amorosa, donde debo buscar nuevas formas de “volver a prender la pasión”.

-) Usar el mensaje de TV en radio:No me gusta

Este es un error que he visto en varias ocasiones, el utilizar el audio de televisión para ponerlo en la radio el cual muchas veces genera una sensación de incongruencia total en el mensaje expuesto y confunde al cliente o no llama su atención.

Tenemos medios como televisión, radio, prensa, revistas, vía pública, redes sociales, etc. por ende tenemos diferentes “códigos de comportamiento” en cada uno de ellos. Debemos comprender que la forma de llamar la atención de los clientes en televisión es muy diferente a llamar la atención en radio.

Simplemente entender que para hacer marketing y publicidad se necesita presupuesto y si por falta del mismo, vamos a quemar un mensaje de un medio en otro, mucho más económico y rentable sería directamente no hacerlo. Para cada medio debe haber una estrategia claramente definida y un uso correcto del mensaje.

-) Tener una calidad amateur en la publicidad:No me gusta

Nuevamente caemos en el presupuesto. El contratar la agencia, la productora o el diseñador más barato para realizar nuestras piezas publicitarias, las cuales terminan con una calidad similar a la de un estudiante universitario recién comenzando.

Existen muchos aspectos que el cliente percibe a la hora de ver un mensaje publicitario. Desde la estética, hasta el uso de los colores, desde los planos de filmación hasta la calidad de los actores, desde la congruencia del mensaje, hasta el valor percibido por la marca. No vale la pena sacrificar todo esto y dañar un mensaje por elegir la opción más económica.

Darle la importancia que merece a la producción de las piezas publicitarias y tratar de elegir al proveedor correcto. No por algo las mejores publicidades del mundo, no son necesariamente las más económicas en término de contratación, elaboración y puesta en marcha. Si no queremos ser el promedio, entonces debemos hacer cosas por encima del promedio.

-) Que el Dueño decida todo:No me gusta

Este es un error que a muchos les va a doler, pero es cierto. Incontables veces he visto increíbles trabajos, mensajes y piezas publicitarias, enterrados simplemente porque el dueño de una empresa no lo quiere o “siente” que no debería ser así.

El mayor rol de un gerente general o dueño de negocio es gestionar correctamente un equipo para hacer crecer a su empresa, logrando que todos den lo mejor de sí mismos. Una cosa es aprobar o rechazar un mensaje con argumentos, pero una muy diferente es querer hacer el trabajo del gerente de marketing, del diseñador, de la productora y de la imprenta.

En primer lugar comprender que si estamos contratando a una empresa o persona con trayectoria en el rubro, debemos abrir nuestra mente a escuchar sus opiniones y consejos. Por otra parte aprender a criticar, aceptar o rechazar mensajes o piezas publicitarias con fundamentos sólidos. Una cosa es que el mensaje, no sea el que queremos transmitir y una muy diferente es pedir un cambio total de diseño, porque nos fascina la tipografía “Comic Sans”.

-) Dejar que el Financista de la empresa OpineNo me gusta

Eso es lo peor que te puede pasar. Un financista no entiende ni siquiera lo que es el posicionamiento( o se hace el bobo), mide el centavo y si se invierte va a sugerir que la ventas, se tripliquen de inmediato.

No lo dejen Opinar en temas de Publicidad. Refutenle en el momento. Enfretenlo y haganle entender que la publicidad no es herramienta de ventas, sino de comunicacion, y lo que conseguira es valorizar la marca

Espero les haya servido

 

EDUARDO HURTADO